Cosas para hacer en Estambul

Click here to read English version.

Lo primero que debemos saber sobre Estambul es que no es la capital de Turquía. Esa es Ankara.

No obstante, Estambul representa el centro político, económico e histórico de este país, y de allí deriva su importancia.

Estambul era conocida como Constantinopla durante el Imperio Bizantino. Con el ascenso de los Otomanos en 1453 y la subsecuente caída de los Bizantinos, la ciudad cambió de nombre. A pesar de haber muchas dudas durante la historia sobre el nombre de la ciudad, el Presidente Ataturk hizo oficial el nombre de Estambul cuando se estableció la República.

La ciudad se encuentra dividida en dos regiones principales: la Europea y la Asiática. Ambos lados se encuentran conectados por el Puente del Bósforo, permitiendo el flujo constante de personas y mercaderías.

Ahora que tenemos una noción un poco más clara de Estambul y su importancia, pasemos a leer sobre:

 

Cosas para hacer en Estambul

Hagia Sophia

Visita la Santa Sofía

Su nombre significa “Santa Sabiduría”. 

También conocida como Aya Sofía, esta es una de las estructuras más grandes e importantes en Estambul. Fue construída inicialmente como una basílica ortodoxa por el Emperador Constantino y luego transformada en una mezquita por los Otomanos al tomarse el Imperio Bizantino en 1453.

Hoy en día, Santa Sofía es un museo visitado por turistas de todas partes del mundo. Una de las cosas más fascinantes es que no ha sido restaurada de manera significativa desde que fue convertida en un museo. Debido a lo anterior, se pueden apreciar algunos murales deteriorados con el paso del tiempo que mantienen la escencia del lugar.

En su interior, encontrarás estructuras construidas con mármol blanco traído de la isla de Marmara y mármol amarillo traído de África.

 

 

También podrás apreciar una mezcla de símbolos cristianos y musulmanes dentro de Aya Sofía. Si bien, el Islam reconoce a Jesus como profeta, no es muy común ver en una misma estructura ambos íconos religiosos juntos.

Sin duda, vale la pena visitar este lugar. El costo de la entrada es de 40 TRY (aproximadamente EUR 10) y se encuentra abierto de 9:00 a.m. a 7:00 p.m.

 

Blue Mosque

Obligatorio ir a la Mezquita Azul

Su nombre original es “Sultanahmed Camii” pero es conocida como la Mezquita Azul por el color de sus fachadas.

La Mezquita Azul fue construida entre 1609 y 1616 durante el período de Sultan Ahmed I. La tumba de su creador se encuentra en el interior de la mezquita.

Sultanahmed Camii todavía es una mezquita activa, por lo que a los turistas les es negado el acceso durante las horas de rezo. No obstante, puede ser visitada durante las demás horas del día.

 

Inside the Blue Mosque

 

 

La entrada es gratuita. Antes de ingresar es necesario quitarse los zapatos por lo que a veces el lugar huele un poco fuerte. No obstante, vale la pena visitar este lugar.

 

 

Disfruta de la vista panorámica en la Torre de Galata

Esta es una de las torres más antiguas y altas de Estambul. Se encuentra ubicada en el lado europeo de la ciudad, al norte del Cuerno de Oro y ofrece una de las mejores vistas de todo Estambul.

La entrada cuesta 25 TRY (aproximadamente EUR 6).

 

 

Piérdete en los bazares

Los bazares en Estambul son algunos de los más hermosos que he visto en mucho tiempo. Piérdete explorando los acogedores caminos con sus lindas tiendas. Practica tus técnicas de regateo y compra algo para tu hogar. Encontrarás todo tipo de cosas como alfombras, tapetes, lámparas, ropa y más. Mi favorito es el Ojo Turco que sirve como talismán de protección y es fácil de cargar durante mis viajes.

El bazar más grande se llama el “Grand Bazaar” y es uno de los mercados más antiguos del mundo. Sin duda vale la pena explorarlo.

 

 

Anda a la Mezquita de Suleymaniye

Quizás no sea tan famosa como la Mezquita Azul, pero vale la pena visitarla. La Mezquita de Suleymaniye es la mezquita más grande de Estambul. Se encuentra en la colina cerca a la Universidad de Estambul y al Grand Bazaar.

La mezquita fue construida entre 1550 y 1557 durante el período de Suleyman I. Dentro del complejo, puedes encontrar la tumba de su creador y la de su esposa Roxelana.

Camina por toda la mezquita hasta que llegues a la terraza que tiene una de las mejores vistas de Estambul.

 

Medusa Head

 

Explora la Cisterna Basílica

Ubicada en el área de Sultanahmed, la Cisterna Basílica es uno de los lugares más visitados en Estambul. Fue construida en el año 532 por el Emperador Justiniano, y es considerada la cisterna Bizantina más grande de Estambul que aún sobrevive al tiempo.

La cisterna fue construída para abastecer al Palacio Bizantino y hubiera suficiente reservas de agua en caso de un ataque. Podía almacenar hasta 100,000 m3 de agua de una reserva cerca al Mar Negro.

Las columnas en su interior se encuentran finamente carvadas. Adentro encontrarás dos figuras de Medusa, una de lado y la otra cabeza abajo que llamarán tu atención.

La entrada a la Cisterna Basílica cuesta 20 TRY (aproximadamente EUR 5).

 

Credit: Javier Berbeo

 

Camina por los jardines del Palacio Topkapi

Este solía ser el centro administrativo del Imperio Otomano hasta el siglo 19. Fue construido en 1478 por el Sultan Mehmet II quien vivió aquí hasta 1481, cuando murió.

Hoy en día el palacio es un museo que puede ser visitado por turistas de todo el mundo.

El Palacio Topkapi ofrece una buena vista del lado asiático de Estambul. La entrada cuesta 25 TRY (aproximadamente EUR 5) aunque los jardines los puedes visitar de manera gratuita.

 

Simit on the Asian Side

 

Cruza en ferry al lado asiático

Esta es la forma más pintoresca de cruzar desde el lado europeo hasta el lado asiático. El ferry tarda aproximadamente 25 minutos en cruzar el Bósforo.

El Estrecho del Bósforo conecta el mar de Marmara y el mar Negro en Estambul. El color del agua es hermoso, a pesar de estar constantemente lleno de barcos y ferries.

Puedes tomar el ferry desde el muelle de Karakoy y luego disfrutar de la vista mientras llegas al otro lado de la ciudad. Una vez estés del lado asiático, quédate para ver el atardecer en la orilla del estrecho tomando un té turco y comiendo un Simit (pan tradicional con semillas de sésamo).

 

 

Prueba un típico desayuno turco

¿Estás listo para explotar? Los turcos en verdad exageran a la hora de desayunar. Por lo general comen con muchos tipos de panes, con aceitunas, frutas, verduras, huevos, queso y por supuesto, té. En el desayuno mezclan la comida de sal con el dulce y hay tanta comida que te dejará lleno por el resto de la tarde.

 

 

No te pierdas el sandwich de pescado en el mercado de botes

En el puente de Galata se encuentra uno de los mercados de pescado más populares de Estambul. Cada día, una multitud de personas se reúne para ir a comer sandwich de pescado en el famoso mercado de botes.

A pesar de no ser los más ricos y que muchas personas dudan de sus condiciones sanitarias, vale la pena probarlos. La atmósfera que se crea alrededor de este lugar es impresionante y, a veces, un poco caótica. Comete el emparedado disfrutando de la vista del Cuerno de Oro y del Bósforo y te aseguro que pasarás un buen rato.

 

 

Consigue la Istanbul Kart

La Istanbul Kart es la tarjeta que te permite usar todos los medios de transporte público en Estambul. Si piensas moverte bastante por la ciudad, te recomiendo obtener una. De lo contrario, gastarás mucho dinero.

Con esta tarjeta podrás acceder al bus, tram, metro y ferry. Ten en cuenta que algunos medios de transporte en Estambul no reciben dinero en efectivo por lo que te tocaría ir a una de los puntos de venta oficiales para obtener una especie de pase por recorrido.

Al usar la Istanbul Kart, obtienes un 40% de descuento sobre la tarifa original. Además de ello, puedes realizar hasta cinco cambios de transporte en un periodo de dos horas, recibiendo descuentos en cada cambio. Créeme, vale la pena conseguir una.

La Istanbul Kart puede ser obtenida en el aeropuerto o los puntos principales de transporte por TRY 10.

 

 

Adana Kebab, café turco y los dulces

La comida en Turquía es deliciosa y Estambul es el lugar perfecto para probarla. El Adana Kebab es una brocheta larga de carne picada que se sirve con pan, arroz, papás fritas y vegetales. En algunos casos lo hacen picante así que tenlo presente antes de pedirlo.

Turquía es famosa por sus dulces, en especial el Baklava. Este es un pastel elaborado con nueces trituradas, masa al filo, y bañado en miel o almíbar. A pesar de lo hostigante, es delicioso.

Luego de tu comida, pide un café turco. Este tipo de café ha sido declarado patrimonio inmaterial de la UNESCO y vale la pena probarlo si eres amante de la cafeína. El café turco es fuerte, servido en una tasa de espresso y acompañado por agua fría y algún dulce.

Seguridad en Estambul

Antes de visitar Estambul muchas personas me dijeron que sería peligroso. No obstante, una vez que llegué me di cuenta que esto no era del todo cierto. A pesar de ser una ciudad caótica, nunca me sentí inseguro en Estambul. Claro está que debes tomar precauciones y no confiar en el primer extraño que se te atraviese en la calle. Estate pendiente de tus objetos personales en caso de haber pequeños robos o “carterazos”, aunque esto no es muy común.

Para las mujeres: conocí a muchas niñas viajando solas y me dijeron que tuvieron buenas experiencias en Estambul y no se sintieron amenazadas. Igual, cada persona tiene una experiencia diferente pero creo que si tomas precauciones, te irá bien en esta ciudad.

 

Espero que te haya gustado este artículo. No te olvides de compartirlo y seguirme en redes sociales para más:

Instagram: @backpackinglawyer

Facebook: www.facebook.com/backpackinglawyer 

 

Follow Me!
2017-10-16T13:55:29+00:00 October 16th, 2017|General, Turkey|